Sopa de miso

Ingredientes:

para 4 personas

  • 800 ml de caldo dashi*.
  • 10 gr. de alga wakame disecada.
  • 60 ml. (unas 4 cucharadas soperas) de pasta de miso blanco.
  • 150 gr. de tofu blando (preferiblemente fresco).
  • 1-2 cebollas tiernas.

Para el dashi:

  • 1 litro de agua.
  • 20 gr. alga kombu disecada.
  • 20 gr. copos de bonito seco (katsuobushi).
  • 1 cacerola.
  • 1 colador.
  • 1 paño de muselina.

* Preparación del dashi:

  1. Poner en remojo, durante al menos 2 horas, las tiras de alga kombu en el litro de agua para que se hidraten (no es recomendable sobrepasar las 5 horas en remojo para evitar que el alga libere su viscosidad y sustancias de sabor amargo).
  2. Posteriormente se pone el agua con el alga kombu en una cacerola a fuego vivo. Justo antes de que rompa el hervor, cuando se inicie el burbujeo debe retirarse el alga kombu del agua con unas pinzas. Dejar que el agua hierva durante 1 minuto más y, acto seguido, apagar el fuego.
  3. Añadir los copos de bonito al agua para que infusionen en el agua durante 15 minutos más. Al cabo de este tiempo los copos se habrán hundido al fondo.
  4. Forrar el interior de un colador con paño de muselina y colar el caldo en un cuenco. Recoger las esquinas del paño para exprimir con suavidad los copos de bonito que han quedado, de modo que suelten el agua sobrante, pero sin apretar demasiado, dejando que acabe de gotear.

Preparación de la sopa de miso:

  1. Cortar el tofu cuidadosamente en dados de aproximadamente 1 cm.
  2. Volver a colocar el caldo resultante en la cacerola, a fuego lento.
  3. Verter una parte de caldo dashi en un cuenco aparte y disolver la pasta de miso. Poner suficiente caldo dashi como para que se diluya bien.
  4. Paralelamente, añadir al caldo de la cacerola el alga wakame y cocer a fuego lento de 1 a 2 minutos, hasta que se hidrate y se expanda.
  5. Una vez disuelto el miso, verter la mezcla nuevamente en la cacerola.
  6. Añadir los dados de tofu y seguir calentando durante 1 minuto más.
  7. Servir de inmediato en cuencos individuales, aderezando cada ración con finas rodajas de cebolla tierna espolvoreada por encima de la sopa (preferiblemente de la zona verde del tallo).
Compartir