La salud de la piel

piel

AUNQUE LAS CREMAS AYUDAN A LOGRAR UNA PIEL SALUDABLE, ESTO ES, EN GRAN MEDIDA, REFLEJO DEL ESTADO INTERNO DEL ORGANISMO.

La dieta juega un papel primordial para mantenerla en óptimas condiciones.

Hay varias cosas que tener en cuenta. El exceso de alcohol y el tabaco tienen un efecto negativo sobre la apariencia de la piel, así como el desgaste por estrés. Es fundamental no estar demasiado tiempo en lugares cerrados o contaminados.

Hay que ingerir alimentos ricos en fibra, para evitar el estreñimiento, una de las causas principales de los problemas cutáneos. Aunque se suprima o reduzca el consumo de azúcar, no deben eliminarse los hidratos de carbono contenidos en cereales, frutas y demás, de nuestro plan alimenticio.

Debemos tomar al menos ocho vasos de agua al día (si se quiere se pueden incluir tés y zumos de frutas), para garantizar la hidratación interna de la piel.

Hay un aspecto que a menudo se confunde, con consecuencias desastrosas para nuestra piel. Sobre todo las chicas jóvenes que hacen dietas para mantenerse muy delgadas, de un momento a otro eliminan “todas” las grasas de su rutina alimentaria, eso es un grave error. Aunque estemos haciendo una dieta de adelgazamiento no es en absoluto aconsejable suprimir por completo las grasas. La piel y en general todo nuestro organismo, necesita cada día una cantidad de aceites, que algunos expertos calculan en tres cucharadas soperas rasas. Las grasas que deben ingerirse, monoinsaturadas y poliinsaturadas, se encuentran en los aceites de oliva, de maíz y de girasol entre otros. Lo que sí debe reducirse son las grasas de origen animal.

A la hora de buscar un bronceado uniforme, que evite los efectos negativos que tiene el sol sobre la piel, hay que consumir frutas y verduras ricas en carotenos, que estimulan la formación de melanina en el organismo, contienen caroteno: zanahorias, zapallo, calabaza, cerezas, melones y todas las verduras de color verde intenso. A la hora de exponerse al sol es importante elegir un protector solar acorde a cada tipo de piel.

Para favorecer la regeneración celular, hay que ingerir vitamina C, presente en frutas como las fresas, naranjas, mandarinas, limones, kiwis y tomates.

Se debe dar especial preferencia a los alimentos ricos en vitamina E. Para que la piel no se reseque, se debe consumir alimentos ricos en ésta vitamina, contenida en los aceites vegetales que antes se señalaban.

Una alimentación adecuada, junto a una serie de hábitos de vida que debemos incorporar a nuestro día a dia nos permitirán gozar de una piel atractiva y, lo que es más importante, de una perfecta salud.

www.alimentaciononline.com

Compartir